Vestigios Romanos

VIA NOVA 

La via XVIII del itinerario antonino, que desde Braga se dirige a Astorga, atraviesa el ayuntamiento. En el embalse de As Conchas, y compartido con el vecino Bande, encontramos las excavaciones de la antigua mansión de Aquis Querquensis, situada a 53 millas de Braga, en la que paraban los viajeros, contando con un pequeño destacamento militar de 500 hombres, encargado de vigilar la zona.

Se trata de una calzada romana, que aparece con el número XVIII en el Itinerario de Antonino, fue construida entre los años 79 y 80 durante el imperio de Vespasiano y su hijo Tito, por el legado C. Calpetanus Rantius Quirinalis Velerius Festus, con propósitos comerciales, y restaurada en tiempos de Maximino el Tracio y su hijo Máximo. A lo largo de su trazado las millas romanas se encuentran señalizadas mediante miliarios. En este trazado es uno de los que conserva el mayor número de miliarios de toda Europa.

 

AQUIS QUERQUENNIS

 

Aquis Querquennis, conocido coloquialmente como A cidá, fue un campamento romano situado a orillas del río Limia en el embalse das Conchas. Fue ocupado entre el último cuarto del siglo I y mediados del II. No se conoce qué unidad militar ocupó el campamento, pero se sospecha que pudo ser la Cohorte I Gallaica, unidad mixta de caballería e infantería.

El asentamiento ocupa 3 hectáreas y su disposición es la clásica: rectangular y dos vías principales ortogonales, el cardo y el decúmanos. Posee una muralla de esquinas suavizadas y fábrica de perpiaños graníticos, con 3,20 metros de altura y almenas semicilíndricas. Las torretas sobresalen aproximadamente 10 cm. desde las almenas. La muralla está separada de las construcciones del interior por un intervallum de 11 metros. Hay un foso exterior a la muralla con forma de "V" en profundidad, de 4 m. de ancho por 3 m. de fondo.

Tiene 4 puertas principales, las que corresponden a los extremos de las dos calles citadas; se han excavado dos de ellas: la Principalis Sinistra y la Decumana. La primera posee dos vanos y la segunda sólo uno. Se han identificado tres barracones, líneas de habitaciones en edificios enfrentados en torno a un patio con cisterna para recoger el agua de lluvia. Las estancias, de 3x3 metros y preparadas para albergar hasta 8 soldados, tienen un suelo de tierra batida, están divididas en dos zonas. Las puertas y oquedades están al sol.

Hay dos hórreos rectangulares elevados sobre pilares de piedra y delimitados por muros gruesos con contrafuertes, por lo que se cree que las cubiertas eran abovedadas, ya que los contrafuertes guían y centran las fuerzas surgidas de superficies no ortogonales. Se ha encontrado un edificio de planta casi cuadrada y habitaciones dispuestas en torno a un impluvium, quizá un hospital. Es posible que un peristilo de columnas de madera asentado sobre un muro bajo perimetrara el patio.

El edificio central fue probablemente el cuartel o principia. Posee una planta de 34,8 m. de fachada x 32,1 de fondo; tiene un vestíbulo flanqueado por deambulatorios, un patio central grande con peristilo en 3 de sus lados, una basílica a la que se accede por 3 puertas en lados dinstintos y un área sacro-administrativa o templo oficial, en cuyo centro está el aedes rodeado de cinco estancias, posiblemente el tabularium o archivo.

MILIARIOS ROMANOS

Los miliarios romanos eran un eficaz sistema de señalización no se expresaba en metros, sino en millas romanas, unos mil pasos, entre 1.400 y 1.800 metros.

 

Se encuentran la mayoría en su lugar original, aunque algunos, los menos, forman parte de viviendas o cierre de campos. En la Iglesia de Santa Comba de Bande, una joya del visigodo gallego, hay un miliario, dedicado al emperador Trajano, que ha sobrevivido como pila bautismal.

 

A lo largo de la Vía Nova se han encontrado un total 281 miliarios. 

1/2

CONTACTO

SÍGUENOS

  • Facebook Black Round
  • Twitter Black Round
Marca_Galicia.jpg